Gabriela Piatti, Pinamar

Antes que nada soy una apasionada en todo lo que hago. Entrego todo y doy más por lo que me gusta y disfruto hacer.


En la pintura no solo encontré la posibilidad de poner en funcionamiento mi parte creativa, sino también me permite transmitir lo aprendido a través de mis clases. Los logros de mis alumnos son también míos, y siempre estimulo a encontrar su gesto y estilo en lo que hacen.

Desde hace ya más de 25 años pinto y enseño a pintar. Pasaron estilos, técnicas, modas y siempre traté de reinventarme y adaptarme a los cambios para poder brindar lo que el momento demandaba, y sigo en ese camino.

En la pintura no solo encontré la posibilidad de poner en funcionamiento mi parte creativa, sino también me permite transmitir lo aprendido a través de mis clases.

Hoy elijo el Arte Abstracto, como medio expresivo, en el que siento la libertad de poner en práctica la conjunción en la composición, equilibrio y color, en una obra. 

Pero también, en mis pinturas figurativas y mas realistas, disfruto de poder plasmar el lugar en el que vivo, con sus enormes playas, médanos y bosques, lugar que elije mucha gente para vacacionar y me siento de alguna manera privilegiada de ser parte.

Me gratifica enormemente sentir que pude influir en alguien para que se anime a transitar el camino de la pintura, es de alguna manera una terapia que sana el alma de mucha gente.

Me gratifica enormemente sentir que pude influir en alguien para que se anime a transitar el camino de la pintura, es de alguna manera una terapia que sana el alma de mucha gente, sube la autoestima y en muchos casos convierte en realidad algo postergando.

Tal como las nombró una alumna y amiga, las clases de pintura son clases de "pituroterapia".

Gabriela Piatti, Pinamar, Argentina.